Iluminación en tu cocina

La cocina es una de las estancias con más actividad de todo el hogar y se merece la mejor de las iluminaciones, es importante que la luz sea acogedora, segura y funcional y, como no, intentar bajar la factura de la luz.

En la cocina, es posible decorar con luz, lo ideal es combinar diferentes funciones para crear un entorno iluminado y agradable que nos permita realizar las actividades de cada día con facilidad. Buscar equilibrio entre luz y sombra transformará tu cocina en un lugar con ambiente cálido y acogedor. Lo primero que debes hacer es definir bien el espacio que quieres iluminar y decidir que atmósfera quieres crear. Cuando tengas claro esto, define los puntos focales de la habitación: techo, suelo, pared, armarios, mesa…, piensa bien en cada punto y en las actividades que realizas allí.

Instala un interruptor junto a la puerta que te permita controlar la luz general de tu cocina, ver de inmediato toda la estancia y sus detalles.

Si en tu cocina tienes una isla, instala dos luces de pantalla opaca con flujo de luz direccional sobre la isla y lograrás una zona perfectamente iluminada.

Si iluminas la placa de la cocina, conseguirás que luzca mucho más, además podrás dejar tus guisos al fuego mientras haces otras cosas y conseguirás controlar el estado de la comida gracias a la luz integrada en la campana.

La zona donde preparas los alimentos o lavas los platos también se merece una buena iluminación. Aquí necesitas luz direccional que no deslumbre para conseguir una superficie iluminada, sin sombras.

La iluminación también puede ayudar a dar importancia a determinados objetos de tu cocina. Aquí la luz debe enmarcar la zona del mueble, destacando la pared como si los armarios fueran una obra de arte, y así la vajilla que tanto te gusta no pasará desapercibida.

Imagen de una cocina perfectamente iluminada Cocinas 06-06-2017 Compartir artículo:

También te recomendamos